Asegurar tus bienes más preciados, incluyendo tu propia vida, es una decisión muy importante, que no podemos dejar al azar.

Este no es un negocio nuevo, su historia comenzó hace más de trescientos años, como respuesta a la necesidad de los comerciantes de disminuir el riesgo de sus viajes en altamar, por posibles naufragios y robos.

Con el tiempo se ha ido desarrollando el sector asegurador a nivel mundial, contribuyendo en gran medida a facilitar la inversión a nivel empresarial y personal, proporcionando seguridad en posibles imprevistos y riesgos.

Cuando compras un bien duradero como una casa, tú debes continuar invirtiendo en ella, para que su valor en el mercado no decaiga, te ofrezca habitabilidad y comodidad, y para que si a futuro deseas venderla, conserve un gran atractivo para posibles compradores.

Pero recuerda, que no estás exento de que pase algo extraordinario, que haga que la inversión que has realizado, en comprar tu vivienda y conservarla de la mejor manera, se haga polvo.

Poseer un bien que nos ofrece seguridad como lo es una vivienda, no nos puede hacer olvidar el riesgo de aquellas cosas que son imposibles de predecir, por esto es muy importante, tener un salvavidas que nos proteja por si algo resulta mal. (De Igual manera para todas nuestras propiedades, vehículos, empresas e inversiones)

¿Desde qué perspectiva observarlos, para saber si es un gasto o una inversión?

Podemos establecer que la diferencia entre gasto e inversión radica, en que aunque las dos son salidas de dinero, la inversión nos proporciona un retorno a futuro en ingresos (es lo esperado).

Puedes considerarlo un gasto si lo pagas mensualmente, y los productos adquiridos no deben ser utilizados, pero en el mes cuando por algún imprevisto debas utilizarlo puedes considerarlo entonces una inversión. Lo complicado es, saber cuál va a ser el mes en el que lo necesitamos.

Por ello adquiere un seguro acorde a tus posibilidades y necesidades, y ten siempre presente su importancia. (No sin antes leer la letra menuda de los contratos)

He observado en varias oportunidades como las personas en aras de disminuir sus gastos, cancelan sus pólizas de seguro, por considerarlas innecesarias, o un lujo.

Olvidando para que fue creado este producto (disminuir el riesgo), y la seguridad que nos brinda a nosotros, y nuestras familias saber que estamos asegurados.

Existen en la actualidad una gran cantidad de productos y empresas en el mercado, que nos ofrecen una amplia gama de posibilidades para escoger el producto adecuado para cada bien y necesidad.

Es muy importante comprender que los seguros son una inversión que a futuro, puede ser una de las mejores que hayamos realizado.

¿Te gustó el artículo? ¿Quieres recibir los próximos en tu email? Suscríbete Gratis al Newsletter

Conecta con Eduardo en FacebookTwitter Instagram.