En la sociedad actual vivir sin estrés es prácticamente imposible, sin importar si eres la persona más tranquila, sincera, honesta, diligente, trabajadora, responsable e inteligente.

¿Cuál es la razón de que eso suceda?

Las personas a medida que ha pasado el tiempo se han colocado estándares más altos de éxito, parámetros que deben ser cumplidos por la mayoría so pena de ser excluidos de grupos a los que desean pertenecer.

A mediados del siglo pasado ser bachiller era sinónimo de éxito, distinción y cultura, hoy, ser bachiller es un paso necesario, pero de ninguna manera asegura éxito alguno, ni siquiera ser profesional garantiza distinción.

Incluso la felicidad se ha convertido en un generador de estrés, ¿Por qué? Las personas se presionan para ser feliz a cada instante, llenando su vida de caprichos y deseos momentáneos en los que gastan sus ingresos, disminuyendo la probabilidad de éxito de sus emprendimiento actuales y futuros.

También te puede interesar leer: ¿Por qué te enojas?

La redes sociales han contribuido en el aumento del nivel de estrés porque a través de ellas las personas obtienen una percepción irreal de la vida de los demás, y piensan que amigos y conocidos están siendo felices mientras ellas o ellos se sienten tristes o insatisfechos.

Nos presionamos para cumplir parámetros que al alcanzarlos no disminuyen nuestro nivel de estrés, por el contrario lo aumentan, porque entramos en una espiral de insatisfacción, consumo y endeudamiento constante.

¿Podemos vivir sin estrés?

Vivir sin estrés o con el menor estrés es posible cuando comprendemos la importancia de nuestra vida y por ende de nuestro tiempo.

¿Cómo hacerlo?

Vivir en consciencia, te libra de muchos momentos de ansiedad y estrés, porque a través de la coherencia tomas mejores decisiones que te libran de futuros dolores de cabeza, y por consiguiente de estrés.

Las tareas académicas o laborales que necesitamos desarrollar tienen un periodo de tiempo establecido para cumplirse, valorar nuestro tiempo significa utilizarlo en la actividad correcta, en el momento adecuado.

Uno de los principales generadores de presión es hacer las cosas contra reloj y vivir con la sensación de que nos falta algo por hacer, debido a nuestra costumbre de procrastinar.

Utilizamos nuestro tiempo para distraernos de la realidad, pero cuando aterrizamos de nuevo en ella, queda poco tiempo para cumplir con las tareas o actividades programadas.

También te puede interesar leer: Cómo ser feliz y tener éxito en la sociedad actual

Trabajos insatisfactorios y remunerados por debajo de las expectativas y necesidades, jefes autoritarios y déspotas, mal manejo de los ingresos, compañeros tóxicos, el tráfico y parejas inseguras e intolerantes son también motivo de estrés.

Identificar que lo genera y tomar las decisiones necesarias para disminuirlo es primordial para nuestra salud.

¿Te gustó el artículo? ¿Quieres recibir los próximos en tu email? Suscríbete Gratis al Newsletter

Conecta con Eduardo en FacebookTwitter Instagram.