Olvidar se convierte en el deseo más frecuente e importante cuando terminas una relación, y para ello tomamos diferentes decisiones entre ellas tomar distancia.

Se quiere olvidar lo bueno y lo malo, lo bueno nos hace recordar como nos sentíamos cuando estábamos juntos, y lo malo, nos hace daño.

Los recuerdos vienen y van, ningún momento es oportuno para ellos, pero igual llegarán a nuestra mente mientras el sentimiento exista, y con el tiempo aunque disminuyan, de vez en cuando volverán a aparecer.

Los recuerdos viven en nuestra memoria, y cada uno de ellos esta impregnado de los sentimientos con los que los vivimos, aromas, sensaciones, lugares y sabores, los traen a colación sin que medie un deseo de que aparezcan de nuevo, simplemente están ahí agazapados esperando su momento.

¿Olvidar es una tarea fácil?

No, para nada, olvidar no es fácil, pero es la única opción cuando debe primar el amor propio por encima del amor que sentimos por otra persona.

Te invitó a ver el siguiente vídeo: ¿Hasta cuándo se debe luchar por alguien que se ama?

En el cuál podrás encontrar apoyo para tomar la decisión acertada, aunque a veces no sea la deseada.

Cuando hablamos de olvidar, en realidad nos referimos a que dejen de atormentarnos los recuerdos buenos y malos, a que paren de venir cuando les plazca a nuestra mente, moviéndonos el piso y arrugando nuestro corazón.

Para que comiences lo más pronto posible a olvidar te invitó a ver el vídeo: ¿Cómo dejar de querer a alguien?

Debes entender que olvidar es un proceso, es imposible olvidar en un solo día, pero con el tiempo y tomando las decisiones adecuadas se puede conseguir.

Las personas que te quieren (tus familiares y amigos) te servirán de apoyo en los momentos en los que sientas que vas a desfallecer en tu intento, eres un ser humano y tienes sentimientos, sentirte mal por amor es algo que nos pasa a todos en algún momento de la vida, pero son las decisiones que tomas en esos momentos de debilidad las que pueden fortalecer tu carácter o terminar de debilitar tu autoestima.

Ámate de tal manera que no aceptes que nadie te haga daño.

¿Te gustó el artículo? ¿Quieres recibir los próximos en tu email? Suscríbete Gratis al Newsletter

Conecta con Eduardo en FacebookTwitter Instagram.