CÓMO APRENDER A ESCUCHAR

Por Eduardo Alighieri  

Aprender a escuchar es una cualidad muy importante, que debe ser cultivada a lo largo de nuestra vida, porque a través de esta herramienta de aprendizaje obtenemos información importante para la toma de decisiones, para realizar procesos de reflexión y para observar desde diferentes perspectivas posibles soluciones a problemas, o cambiar decisiones cuando nos hemos equivocado.

Ha medida que avanzamos en la vida se presentan retos cada vez mayores, y nuestro conocimiento y experiencia se pueden encontrar limitados para tomar algunas decisiones, reconocerlo a tiempo es una cualidad de los empresarios y personas exitosas, eso no significa que dejemos de ser buenos en lo que hacemos, ni que no sepamos del tema, simplemente requerimos de nueva información y conocimientos, para continuar creciendo a la par de nuestra empresa, y de los nuevos retos y desafíos que nos coloca la vida.

También puede interesarte leer: No aceptes que te lastimen

Si analizamos la vida de algunas de las personas más exitosas en la historia de la humanidad, para comprender como lograron mantenerse en crecimiento o decaer a pesar de sus multiples y maravillosos éxitos, nos encontramos que su ego fue fundamental para precipitar algunos de las dos situaciones.

Continuaron su crecimiento cuando pudieron controlar su ego, y comenzó la disminución o decrecimiento de sus logros cuando su ego los controló a ellos.

La vanidad, el deseo de aceptación, el creer que eran perfectos, les jugo a muchos de ellos una mala pasada, y los convirtió sin darse cuenta en los principales protagonistas de su posterior fracaso. Prefirieron alimentar su ego y no su ser interior.

Controlar nuestro ego no es fácil, pero tampoco es imposible, poder conocernos y saber en qué momento nuestro ego está siendo una debilidad, y cuando una fortaleza, nos llevara a poder reconocer cuando utilizar nuestra cualidad de escuchar es oportuna para adquirir nuevos y valiosos conocimientos.

El éxito si no estás centrado, puede llegar a convertirse en una debilidad, porque si no sabemos controlar nuestro ego, crecerá proporcionalmente al éxito que vamos obteniendo, llevandonós a considerar que lo sabemos todo, que somos perfectos, que no fallamos ni podemos fallar por el simple hecho de que nosotros somos lo máximo.

Un gran error para nuestro presente y futuro porque para que continuemos nuestro crecimiento es imprescindible mantener los pies sobre la tierra, no perder de vista que a pesar de todo el esfuerzo y sacrificio que hemos invertido en nuestro desarrollo, no alcanzaremos el máximo posible, aunque es nuestro deber intentarlo.

También puede interesarte leer: La humildad, una virtud olvidada

Todos, absolutamente todos podemos mejorar el ser que somos, en todos los ámbitos de nuestra vida, nadie debe negarse la oportunidad de crecer por capricho.

Aprovecha tu vida para trabajar en ser la mejor versión de ti mismo, cada día que tienes de regalo vívelo con intensidad, aprende de otros y aprende de ti mismo.

Para aprender a escuchar recuerda:

  • Despójate de tus prejuicios, paradigmas y miedos. No lo conoces todo y no lo sabes todo, y tus prejuicios, paradigmas y miedos son limitantes para tu crecimiento.
  • Todas las personas son maestros y alumnos. Cualquier persona que llega a tu vida puede ser una fuente de conocimiento, reflexión y crecimiento, sin importar su nivel académico, su experiencia o vida que ha llevado, todos tenemos algo que enseñar y que aprender.

“Escucha aún a los pequeños, porque nada es despreciable en ellos” Seneca

  • Controla tus impusos. Generalmente cuando escuchamos las opiniones o argumentos de los demás sentimos el deseo de reaccionar cuando nos sentimos agredidos, o de interrumpir si pensamos que sabemos más sobre el tema, o simplemente para complementar la argumentación de los demás, algo que no es solamente una falta de respeto, sino también un acto que habla de la educación que posees.
  • Respeta el pensamiento de otros. Sin importar si estamos de acuerdo o en desacuerdo con lo que escuchamos, debemos centrar nuestro diálogo en los argumentos y no llevarlo al plano personal, sin descalificar o menospreciar a las personas por el hecho de que no estamos de acuerdo con sus apreciaciones.
  • Valora lo que los demás desean compartir contigo. Compartir los conocimientos y experiencias no es algo fácil, y cuando alguien lo hace su deseo es contribuir en la vida de aquellos que lo escuchan, de ahí la importancia de escuchar con atención y valorar lo que esa persona comparte contigo

¿Te gustó el artículo? ¿Quieres recibir los próximos en tu email? Suscríbete Gratis al Newsletter

CÓMO APRENDER A ESCUCHAR

Por Eduardo Alighieri  

Aprender a escuchar es una cualidad muy importante, que debe ser cultivada a lo largo de nuestra vida, porque a través de esta herramienta de aprendizaje obtenemos información importante para la toma de decisiones, para realizar procesos de reflexión y para observar desde diferentes perspectivas posibles soluciones a problemas, o cambiar decisiones cuando nos hemos equivocado.

Ha medida que avanzamos en la vida se presentan retos cada vez mayores, y nuestro conocimiento y experiencia se pueden encontrar limitados para tomar algunas decisiones, reconocerlo a tiempo es una cualidad de los empresarios y personas exitosas, eso no significa que dejemos de ser buenos en lo que hacemos, ni que no sepamos del tema, simplemente requerimos de nueva información y conocimientos, para continuar creciendo a la par de nuestra empresa, y de los nuevos retos y desafíos que nos coloca la vida.

También puede interesarte leer: No aceptes que te lastimen

Si analizamos la vida de algunas de las personas más exitosas en la historia de la humanidad, para comprender como lograron mantenerse en crecimiento o decaer a pesar de sus multiples y maravillosos éxitos, nos encontramos que su ego fue fundamental para precipitar algunos de las dos situaciones.

Continuaron su crecimiento cuando pudieron controlar su ego, y comenzó la disminución o decrecimiento de sus logros cuando su ego los controló a ellos.

La vanidad, el deseo de aceptación, el creer que eran perfectos, les jugo a muchos de ellos una mala pasada, y los convirtió sin darse cuenta en los principales protagonistas de su posterior fracaso. Prefirieron alimentar su ego y no su ser interior.

Controlar nuestro ego no es fácil, pero tampoco es imposible, poder conocernos y saber en qué momento nuestro ego está siendo una debilidad, y cuando una fortaleza, nos llevara a poder reconocer cuando utilizar nuestra cualidad de escuchar es oportuna para adquirir nuevos y valiosos conocimientos.

El éxito si no estás centrado, puede llegar a convertirse en una debilidad, porque si no sabemos controlar nuestro ego, crecerá proporcionalmente al éxito que vamos obteniendo, llevandonós a considerar que lo sabemos todo, que somos perfectos, que no fallamos ni podemos fallar por el simple hecho de que nosotros somos lo máximo.

Un gran error para nuestro presente y futuro porque para que continuemos nuestro crecimiento es imprescindible mantener los pies sobre la tierra, no perder de vista que a pesar de todo el esfuerzo y sacrificio que hemos invertido en nuestro desarrollo, no alcanzaremos el máximo posible, aunque es nuestro deber intentarlo.

También puede interesarte leer: La humildad, una virtud olvidada

Todos, absolutamente todos podemos mejorar el ser que somos, en todos los ámbitos de nuestra vida, nadie debe negarse la oportunidad de crecer por capricho.

Aprovecha tu vida para trabajar en ser la mejor versión de ti mismo, cada día que tienes de regalo vívelo con intensidad, aprende de otros y aprende de ti mismo.

Para aprender a escuchar recuerda:

  • Despójate de tus prejuicios, paradigmas y miedos. No lo conoces todo y no lo sabes todo, y tus prejuicios, paradigmas y miedos son limitantes para tu crecimiento.
  • Todas las personas son maestros y alumnos. Cualquier persona que llega a tu vida puede ser una fuente de conocimiento, reflexión y crecimiento, sin importar su nivel académico, su experiencia o vida que ha llevado, todos tenemos algo que enseñar y que aprender.

“Escucha aún a los pequeños, porque nada es despreciable en ellos” Seneca

  • Controla tus impusos. Generalmente cuando escuchamos las opiniones o argumentos de los demás sentimos el deseo de reaccionar cuando nos sentimos agredidos, o de interrumpir si pensamos que sabemos más sobre el tema, o simplemente para complementar la argumentación de los demás, algo que no es solamente una falta de respeto, sino también un acto que habla de la educación que posees.
  • Respeta el pensamiento de otros. Sin importar si estamos de acuerdo o en desacuerdo con lo que escuchamos, debemos centrar nuestro diálogo en los argumentos y no llevarlo al plano personal, sin descalificar o menospreciar a las personas por el hecho de que no estamos de acuerdo con sus apreciaciones.
  • Valora lo que los demás desean compartir contigo. Compartir los conocimientos y experiencias no es algo fácil, y cuando alguien lo hace su deseo es contribuir en la vida de aquellos que lo escuchan, de ahí la importancia de escuchar con atención y valorar lo que esa persona comparte contigo

¿Te gustó el artículo? ¿Quieres recibir los próximos en tu email? Suscríbete Gratis al Newsletter